top of page
  • Foto del escritorMARTIN

Wilmer Pino, de Venezuela a Italia por amor al deporte, entrenador y profesor de Educación Física, impulsa el softbol en Cerdeña

Angela Ameruoso/Italia/Especial Bienhallados

La conexión entre la amistad, el objetivo de crecer profesionalmente y el interés de empresarios por hacer crecer su equipo, hizo que el entrenador venezolano aterrizara en la isla de Cerdeña para emprender quizás el desafío más importante de su vida.

Wilmer Pino, profesor de Educación Física con maestría Gerencia en la Educación, cambió El Tigre, población venezolana donde nació, por Cerdeña en Italia. “Fue como irme a vivir a la isla de Margarita”, dice.

Una llamada de su colega Argenis Blanco, le cambió la vida a Wilmer Pino, quien nunca había salido de Venezuela para ejercer su profesión, pero los propietarios de un equipo de softball de Cerdeña querían elevar su nivel profesional, confiaron en él y lo contrataron para tal fin.

El temor más apremiante era el idioma, asegura Pino, pero en deportes como el béisbol y el softball, que se juegan en Italia más de lo que la gente cree, se usan muchos términos en inglés.

En el 2019, Pino comenzó entonces a implementar su filosofía de juego. Le explicó a las chicas que en todo deporte 80% es motivación y el restante 20% es preparación física. Les inyectó confianza a las jugadoras para que se posesionaran en sus puestos en el campo, y les recalcó que no se lograría nada si no se pensaba en equipo.

Pino conquistó la comunidad deportiva de Cerdeña con una máxima: el respeto.

“El respeto a ti mismo, por el adversario, a los árbitros, los jueces, el público y al entrenador”.

—Cada una de las jugadoras de los equipos que dirijo deben tener un comportamiento con base en valores como el esfuerzo, mejoramiento profesional, perseverancia, equidad, solidaridad, actitud deportiva, camaradería, y la búsqueda del éxito con un pensamiento colectivo—señala.

De Cerdeña, Pino se trasladó al norte de Italia, primero Rímini y luego Boloña.

—En todas las comunidades he recibido apoyo de todo tipo. Para un inmigrante que tiene el privilegio de ejercer su profesión es una bendición.  Boloña significa para mí la reafirmación de mis principios éticos y deportivos.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page