top of page

La polémica entre España y Venezuela por la paternidad del pan de jamón


José Luis Díaz Afonso/BienHallados

Algunas crónicas afirman que el pan con jamón, así lo llamaban al principio, se inventó en 1905 en la Panadería “Ramella” propiedad de un caraqueño de origen canario, Lucas Ramella. El establecimiento quedaba en la esquina de Gradillas, cerca de la Plaza Bolívar de Caracas, y originalmente el pan llevaba sólo jamón.

Esquina de Las Gradillas, Caracas, Panadería de Lucas Ramella. Fotograbado de Lessmann. Cortesía del Cojo Ilustrado

Otra panadería famosa era la “Solís” de F. Banchs & C.A., en la esquina de Solís, y algunos creen que fue allí donde se elaboró por primera vez el pan de jamón de manos de Francisco Banchs, español de cataluña, llegado a Venezuela en 1890. Hay quienes aseguran que fue él quien trajo la preparación inicial que luego se convirtió en el tradicional pan de jamón. Versión que fue desmentida por su nieto, Francisco Banchs, quien aseguró que cuando su abuelo emigró a Venezuela, en España no se conocía el pan de jamón. Por lo tanto, a pesar de lo que han afirmado algunos cronistas, el pan de jamón no tuvo su origen en España.

Panadería Solís, Esquina de Solís, Caracas , 1905

Se hacía con masa de pan sobado que se rellenaba con los restos del jamón de coleto que se planchaba luego de dejarlo remojando en una preparación que incluía vinos, clavos, piñas, canela, papelón, etc. Luego, las panaderías de la competencia, que eran muchas, imitaron esta creación y le fueron agregando pasas y aceitunas.

La primera prueba de que en Caracas existía el pan de jamón, apareció en el Nº 1826 del periódico “El Constitucional”, del 21 de diciembre de 1906, en un aviso a 3 columnas que dice: “Pan con jamón. Especialidades de la casa para los días de Pascuas, a 2, 4, 6, 8 reales, etc. Panadería de Sociedad Montaubán & C.A.”, otra panadería caraqueña.

Son muchas las historias y versiones que sobre el origen del pan de jamón han reseñado cronistas e investigadores en Venezuela. Hay quienes aseguran que se trata de un producto cien por ciento caraqueño. Sin embargo, otros afirman que llegó en tiempos de la colonia y se adaptó al ingenio y el gusto caraqueño. Lo cierto es que con la conquista se inició nuestro primer contacto con la panadería hecha con base en harina de trigo. No menos cierto es que los españoles, grandes consumidores de este tipo de pan, nos enseñaron el oficio y el arte de trabajar el trigo.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page